Archivo de la etiqueta: cuentos del aguila

Gallina o águila?

Los seres humanos solemos ir por la vida corriendo y buscando atesorar, pero en una inconsciencia total; viviendo entre sombras, creyendo todo lo que dicen los demás, preocupándonos por cosas superficiales que están en el exterior y olvidándonos de cultivar la paz interior.
Había una vez un indio guerrero que se fue a la cima de la montaña en busca de una nueva aventura y se encontró el huevo de un águila dorada. Feliz se fue para su campamento agarrando el huevo con sus dos manos, para que no se le cayera. En cuanto llegó, lo puso debajo de una de las gallinas de la tribu para que lo cuidara. Esta lo calentó, le dio forma y al cabo de cuatro semanas el cascaron se abrió dando la bienvenida a un aguilucho débil, con pocas alas, pescuezo largo y ojos grandes.

El aguilucho aprendió a comer maíz, a cacarear, a caminar mirando hacia el suelo y a saltar de rama en rama, tal como una gallina, aún cuando siempre hubiese soñado con volar muy alto.
Un día, cuando ya el aguilucho era un viejo y se había acostumbrado a observar todas las tardes al águila dorada que sobrevolaba los aires, le dijo a la gallina: “mamita, cómo me hubiera gustado volar con esa fuerza y de esa manera tan maravillosa” y ésta simplemente le respondió: “ya deja de soñar. Tu eres una gallina y no podrás volar nunca”. Mientras tanto, el aguilucho con los ojos bañados en lágrimas continuó mirando al cielo, mientras se tocaba sus largas alas, y al cabo de un tiempo murió creyendo que era una gallina, siendo en realidad un águila dorada.

No permitamos que esto nos pase y que lleguemos al final de nuestra vida sin haber cumplido nuestro propósito, al no descubrir el potencial que está en nosotros mismos. Aprendamos a valorarnos, sin importar lo que los demás nos digan. Confiemos en nuestras capacidades y descubramos día a día ese mago que habita en nuestro interior y que nos permitirá ser realmente felices.

Publicado en Sobre las uñas | Etiquetado , | Deja un comentario