Trucos masajes

Trucos profesionales de masaje y reflexología.
Evita masajear en estas circunstancias:
• Enfermedad de la piel contagiosa o infecciosa. Un incremento del drenaje venoso o linfático estimulará su extensión a otras partes del cuerpo. También se corre el riesgo de extender la infección por contacto.
• Inflamación interna, como inflamación artrítica o dedos y articulaciones hinchados. El masaje puede empeorar la afección en las zonas inflamadas.
• Venas varicosas. La presión encima o debajo de ellas puede dilatarlas más, provocar trombosis o la formación de úlceras varicosas.
• Zonas con pelo. Puede causar irritación, sarpullido e incomodidad.
• Heridas o cicatrices recientes. Se corre el riesgo de estirar el tejido cicatrizante. Cualquier presión interrumpirá los procesos de curación normales.
• Cualquier bulto desconocido, hinchazón o dolor severo.
• Cualquier zona amoratada. Puede provocar dolor y dañar el tejido subyacente, causando ulceración y retrasando la curación natural.
• Inyecciones de liberación lenta o parches. Masajear alrededor de estas zonas podría aumentar la liberación de la sustancia, llevando a una sobredosis,
• Fracturas. Presionar en fracturas provocaría dolor e interferiría en los procesos naturales de curación. También puede dar lugar a una formación exagerada de depósitos de calcio, causando futuros problemas.
• Neuralgia o neuritis. Si hay presencia de dolor o inflamación, el masaje agravará e irritará más la afección.

Esta entrada fue publicada en Manicura y pedicura, Masajes descontracturantes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>