Aplicacion de esmalte

• Para evitar las manchas propias de la edad, acostúmbrate a utilizar gafas de protección solar, sobre torio cuando conduzcas.
• Ponte crema hidratante cada vez que le laves las manos. Con este sencillo geslo aumentarás los niveles de humedad y reducirás la rotura y sequedad en las uñas.
• Si tus manos son muy secas, masajéalas cada noche con crema de tratamiento o aceite libio. Ponte un par de guantes de algodón para no manchar las sábanas y asegurar la correcta absorción de la loción.
• Conserva tu manicura aplicando día tras día una ligera capa fina para prolongar el esmalte, abrillantarlo y evitar que se desprenda en las punías. Esto también aportará resistencia y protección a la placa ungueal.
• La forma más rápida de evilar unas uñas débiles y quebradizas es aplicar un endurecedor una o dos veces por semana; no sólo protege las uñas vulnerables, sino que les aporta mucho brillo.
• Nunca frotes el esmalte, dado que éste puede rasgar las células protectoras de la superficie de la uña. Desconchar los trozos de esmalte también puede resultar muy dañino.
• A menos que tus uñas sean muy largas, evita recortarlas para hacerlas más cortas, ya que puedes torcerlas o rajarlas. Es mejor que uses una lima para reducir su tamaño. Limar la uña hacia arriba puede pelar la punía, así que manten siempre la lima en un ángulo de 45″ bajo el borde superior.

Esta entrada fue publicada en Esmaltado de uñas, Manicura y pedicura y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>