Mantener una higiene

Es importante mantener una higiene escrupulosa, pues siempre hay riesgo de infección. Todas las superficies pueden llevar patógenos microscópicos, incluidas nuestras manos, la superlicie de trabajo y los utensilios, hasta los mangos de puertas y las toallas. La contaminación por virus y bacterias patógenas se transmite por contacto directo e indirecto; algunos gérmenes viajan por el aire, mientras que otros prolileran en el agua. La enfermedad puede extenderse por contacto directo con fluidos corporales, como estornudar o toser, y por sangre, pus, llagas, cortes y rasguños. Si estás trabajando en las uñas de otro, los únicos conlaminantes virales de los que debes preocuparle son los que se extienden por contacto sanguíneo, como la hepatitis B (VHB) y el síndrome de inmjnodeficiencia humana (VIH]. Controla todos estos riesgos antes de que ocurra cualquier eventualidad.

Esta entrada fue publicada en Manicura y pedicura, Material para uñas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>