Funcion del sistema linfatico

El sistema linfático.
Este sistema secundario ayuda a la sangre a deshacerse de los desperdicios. Juega un papel fundamental en el funcionamiento del sistema ¡nmunitario, responsable del control de las enfermedades. El sistema linfático está formado por una red de vasos linfáticos. Éstos contienen válvulas que evitan el retroceso del Huido en su interior. Los vasos tienen una estructura similar a los capilares, aunque son más permeables, diseminándose entre las células del cuerpo como lo hacen los capilares. El fluido linfático es filtrado por las glándulas linfáticas situadas por todo el cuerpo. El sistema linfático no dispone de una bomba con la que desplazarse, como hace el sistema sanguíneo, y depende del movimiento muscular. A veces este flujo puede ser lento y darse un exceso de fluido y desperdicios en ciertas zonas. El fluido que no es devuelto a la circulación por medio de los capilares se filtra en los dos conductos linfáticos, donde se convierte en la linfa. Dado que el movimiento natural de los músculos presiona los conductos, la linfa es forzada a lo largo de ellos. Los conductos linfáticos están unidos entre si por esta red de vasos y en todo su recorrido hay nodos linfáticos, a través de los cuales pasa la linfa. Estos nodos se encargan de limpiar la linfa de desechos y microbios antes de que vuelva a la circulación general de la sangre.
La linfa es un fluido claro, un poco amarillo y aguado, parecido al plasma sanguíneo. Tiene sus mismos componentes salvo las proteínas, que están en menor concentración. La linfa contiene fibrógeno, que ayuda a la coagulación de la sangre, y leucocitos, que luchan contra las infecciones. El tejido que se encuentra en los espacios de tejido riega las células e intercambia con ellas sus materiales nutritivos a cambio de agua y productos de desecho del metabolismo. Los capilares linfáticos absorben este fluido para convertirlo en linfa y luego se filtra y desintoxica al pasar por los nodulos linfáticos. Finalmente, se reintroduce en la circulación sanguínea.

Esta entrada fue publicada en El sistema muscular y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>