Manicura profesional

La historia de la manicura se remonta hasta 4.000 años atrás, apareciendo por primera vez en el sur de Babilonia, donde los nobles utilizaban instrumentos labrados en oro macizo para hacerse la manicura en las uñas.
La decoración corporal, incluida la henna como tinte de uñas, se ha practicado en todo el mundo durante siglos. Los incas tueron los primeros en introducir el arte de la manicura pues ya decoraban las uñas de sus manos con sencillas composiciones. Los aristócratas dejaban crecer sus uñas (hasta 25 cm de longitud) para mostrar que no hacían labores manuales e indicar su riqueza y prestigio. Se prodigaban grandes cuidados en cada uña; a menudo las introducían en tundas de oro o plata torradas con un acolchado de seda.
El pueblo egipcio también se preocupaba por el cuidado de sus uñas. So han hallado instrumentos de manicura en varios yacimientos arqueológicos. Esta milenaria civilización utilizaba el coloi de las uñas para mostrar su posición social; de la henna obtenían vistosos tintes de color marrón rojizo con los que se pintaban las uñas y yemas de los dedos. La reina Nefcrlili, esposa del rey Akhenalón, pintaba sus uñas de rojo rubí; mientras que la mítica Cleopatra prefería el color leja intenso. A las mujeres de rango inferior se les permitían los tonos claros.

Esta entrada fue publicada en Fotografias decoracion uñas, Manicura y pedicura y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>