Manicura francesa

La manicura francesa hizo su primera aparición en el siglo xvu en París. Sus características puntas blancas y una base rosa natural encontraron el favor de la corte francesa, para resurgir en los años veinte y treinta del siglo xx. Con el paso al siglo xix, las uñas se tiñeron con pinturas, polvos y cremas rojos perfumados, y se pulieron o abrillantaron con una gamuza en vez de pintarse simplemente.
Tras la Primera Guerra Mundial ocurrió un curioso fenómeno. Debido al superávit denitrocelulosa utilizada en la elaboración de explosivos militares, se descubrió casualmente que al hervirla se volvía soluble en disolventes.orgánicos que, una vez evaporados, se convertían en un esmalte brillante y resistente. Hacia 1920, la industria automovilística se interesó en el desarrollo de dicho esmalte para pintar los coches en la cadena de montaje; el esmalte de nitrocelulosa fue la pintura usada por la marca automovilística Ford. No mucho más tarde, Michclle Ménard, considerado el inventor del esmalte de uñas, perfeccionó su fórmula añadiendo resinas suavizantes e Inspirando la introducción de los esmaltes de uñas de colores.

Esta entrada fue publicada en Fotografias decoracion uñas, Manicura y pedicura y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>